Terminales regionales: una carga para Tocumen


Luego de 8 años de haber recibido la operación de 4 terminales aeroportuarias en forma gratuita, Tocumen SA inició el proceso para definir bajo qué esquema de negocios se adjudicará en concesión la administración de los aeropuertos de David, Río Hato, Colón y Panamá Pacífico.

Tocumen contrató una consultoría que es ejecutada por la firma ALG, con una duración de 14 semanas. Según Mar Simón Carrasco, ejecutiva de la firma, una vez definida la hoja de ruta, se necesitarán otros nueve meses para implementar el programa.

Datos de Tocumen indican que los aeropuertos Enrique Malek (Chiriquí), Panamá Pacífico (ex base militar de Howard), Enrique Jiménez (Colón) y Scarlett Martínez (Río Hato) no han generado utilidades desde 2018.

Se asumió que el traspaso a favor de Tocumen en 2013 dejaría ingresos en el tiempo, pero las cuatro terminales se han convertido en un lastre que deja anualmente una pérdida de 1,5 millones de dólares.

Raffoul Arab, gerente de Tocumen SA, indicó que los ingresos combinados de los aeropuertos regionales alcanzan los 8,5 millones de dólares anuales, mientras que los gastos suman 10 millones de dólares.

La consultora definirá si Tocumen entregará las terminales aéreas en concesión o implementará el esquema de Asociaciones Público Privadas (APP), una herramienta que el gobierno quiere utilizar para atraer capital extranjero.

“Cuando se hicieron las inversiones en estos aeropuertos, se hizo sin un plan de negocios, lo que ha obstaculizado su desarrollo”, dijo Arab.

En el período presidencial de 2009-2014 se invirtieron poco más de 52 millones de dólares en la terminal de Río Hato y otros 58 millones de dólares en el aeropuerto de Colón. Este último nunca ha tenido una operación regular y el movimiento se limita a un puñado de vuelos privados.

Entre 20015 y junio de 2021, los aeropuertos regionales operados por Tocumen manejaron un total de un millón 469 mil 600 pasajeros, siendo la terminal de Chiriquí la de mayor tráfico con la operación diaria de Air Panamá y Copa Airlines.

El ejecutivo de ALG comentó que el objetivo es que estos aeropuertos operen con recursos propios y señaló que el modelo de concesión ha sido efectivo en la región.

De las 180 terminales aéreas en América Latina, unas 70 están bajo contrato y el 90% de los pasajeros que se mueven en la región lo hacen a través de aeropuertos que operan bajo el sistema APP, dijo Simón Carrasco durante el evento virtual organizado por la Cámara Americana de Comercio. e Industria de Panamá.

Señaló que en materia turística es importante contar con una infraestructura aeroportuaria consolidada, ya que esto facilita la llegada y traslado de visitantes, aspecto en el que el país se encuentra en desventaja frente a otros competidores de la zona.

Arab dijo que entregar la administración de las terminales regionales permitiría a Tocumen concentrarse en la operación de sus dos terminales de pasajeros y el área de carga.

Si bien no será parte del paquete que cedería Tocumen, la consultoría que realizará ALG incluirá un análisis del aeropuerto de Isla Colón en la provincia de Bocas del Toro.

Además de los gastos operativos que incurre Tocumen con la operación de las terminales en el interior del país, la empresa aeroportuaria ha realizado inversiones de 15 millones de dólares, especialmente en el aeropuerto de la ciudad de David, provincia de Chiriquí, donde problemas con la pista tuvo que ser reparada. Este aeropuerto fue renovado por $ 27 millones en 2013.

“La posición de Tocumen no es la mejor después de la pandemia respiratoria del coronavirus (Covid-19), aceptó Arab.

Desde el estallido de la pandemia respiratoria que provocó la cancelación de vuelos comerciales regulares por más de 8 meses, Tocumen ha perdido 283 millones de dólares.

De este total, 200 millones de dólares corresponden a ingresos aeronáuticos y los 83 millones restantes están vinculados a pagos que realizan las concesionarias comerciales que operan en las dos terminales aéreas.

Ante la caída en el número de pasajeros, que hasta junio pasado era un 60% menor en comparación con el mismo período de 2019, Tocumen consideró necesario acordar nuevas condiciones financieras con las concesionarias.

Los gremios turísticos señalan que para impulsar los aeropuertos en el interior es necesario atraer aerolíneas de bajo costo, como lo ha hecho Costa Rica para impulsar el desarrollo de la zona turística de Guanacaste.

.



Source link