ONG revela abuso sexual de niñas en albergues centroamericanos


Varias niñas fueron presuntamente sometidas a abusos sexuales en albergues hondureños habilitados para víctimas de los ciclones Eta e Iota, aunque este riesgo existe en otros centros similares de Centroamérica, denunció este viernes una organización humanitaria con sede en Panamá.

La violencia contra las niñas en los albergues es evidente, hay denuncias, por parte de las autoridades de los centros, el gobierno y otras personas de la comunidad, de abuso sexual, advirtió en un comunicado Laura Rey, Gerente de Programas de Plan International en Honduras.

En ese país centroamericano hay dos casos confirmados de abuso sexual de niñas en albergues, agregó Rey.

Sin embargo, ‘Plan International’, cuya sede regional está en Panamá, sospecha que hay más casos de presuntos abusos sexuales en albergues de Centroamérica.

Con base en nuestra experiencia respondiendo a emergencias alrededor del mundo, sabemos que existe un gran riesgo de acoso y abuso sexual contra niñas en albergues de toda la región, Amalia Alarcón, Gerente Regional de Programas e Influencia de Plan Internacional.

El hecho de que incluso antes del segundo huracán en Honduras ya se hubieran denunciado dos casos es una prueba clara de que una vez más el guión se repite. El gran desafío es que la mayoría de estos casos no se reportan, agregó.

Durante la primera quincena de noviembre, los huracanes Eta e Iota provocaron más de 200 muertos en Centroamérica, decenas de desaparecidos y 6,2 millones de afectados. Unas 130.000 personas, incluidos 53.000 niños, permanecen todavía en 1.200 refugios oficiales en Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Plan International considera que muchos de estos centros no cuentan con espacios preparados para que las niñas se laven, ni baños diferenciados ni lugares adecuados para dormir sin miedo.

Las niñas tenemos miedo de que un adulto nos viole, dijo Angie, una nicaragüense de 13 años, según testimonio que le dio Plan International a la AFP.

Angie, que no es su nombre real, contó cómo en una ocasión un adulto se le acercó para insinuarse, agarrar su mano e invitarla “a un hotel”.

Me asusté, lo empujé y me escapé, luego se enojó, empezó a decir malas palabras y a ofenderme y me dijo que fuera con él, pero no lo hice ”, dijo el menor, quien también denunció que los jóvenes. y los adultos la molestan, no la dejan dormir ni bañarse bien “porque siempre están ahí espiándome y me siento vigilada”.

Las niñas sufren “violencia” porque “conviven con extraños” y “pueden ser excluidas” o no recibir “la comida necesaria”, según el testimonio de Patricia guatemalteca de 16 años.

.



Source link