La ONU comienza a trasladar a algunos miembros del personal internacional fuera de los afganos


Las Naciones Unidas tienen alrededor de 300 funcionarios internacionales y 3.000 funcionarios nacionales en Afganistán.

El miércoles, Naciones Unidas comenzó a trasladar hasta un tercio de su personal internacional de Afganistán a Kazajstán, pero enfatizó que el organismo mundial está “comprometido a permanecer y entregar en apoyo del pueblo afgano en su hora de necesidad”.

Los talibanes tomaron el poder el domingo, 20 años después de que los militantes islamistas fueran derrocados por una invasión liderada por Estados Unidos por negarse a entregar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, a raíz de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Las Naciones Unidas tienen alrededor de 300 funcionarios internacionales y 3.000 funcionarios nacionales en Afganistán. El portavoz de la ONU, Stephane Durjarric, dijo que alrededor de 100 de esos funcionarios internacionales serían trasladados a Kazajstán.

“Esta es una medida temporal destinada a permitir que la ONU siga brindando asistencia al pueblo de Afganistán con una interrupción mínima, mientras que al mismo tiempo reduce el riesgo para el personal de la ONU”, dijo Dujarric a los periodistas.

La velocidad con la que los talibanes volvieron a tomar el país, cuando las fuerzas extranjeras se retiraron después de una guerra de dos décadas, ha provocado escenas caóticas en el aeropuerto de la capital, Kabul, mientras diplomáticos y afganos intentan irse.

Mary Ellen McGroarty, directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Afganistán, dijo que Naciones Unidas estaba hablando con los talibanes sobre cómo funcionaría el aeropuerto una vez que Estados Unidos entregue el control. Dijo que no estaba claro cuándo se iría Estados Unidos y qué pasaría después de eso.

“El problema será conseguir que un organismo similar a la Autoridad de Aviación Civil vuelva allí y la seguridad y el control del aeropuerto”, dijo a los periodistas en Nueva York a través de un video desde Kabul. “Es algo en lo que estamos tratando de trabajar con las nuevas autoridades para llegar a una solución viable”.

“Va a ser un salvavidas crítico para la acción humanitaria en Afganistán”, dijo McGroarty, y agregó que las Naciones Unidas están evaluando actualmente los daños en el lado civil del aeropuerto y dos aviones de la ONU.

Los talibanes han prometido un gobierno pacífico, diciendo que no se vengarán de viejos enemigos y respetarán los derechos de las mujeres dentro del marco de la ley islámica.

Caroline Van Buren, representante de la agencia de la ONU para los refugiados ACNUR en Afganistán, dijo que había informes de abusos contra los derechos humanos de las mujeres.

“Nos han dicho que en algunas áreas a las mujeres no se les permite ir a trabajar … En algunas áreas se ha informado que a las mujeres no se les permite mudarse sin un miembro masculino de la familia”, dijo, y agregó que los combatientes talibanes hacen cumplir esto en el terreno estaban “todavía esperando instrucciones de la dirección”.

Bajo el gobierno de los talibanes entre 1996 y 2001, las mujeres no podían trabajar, las niñas no podían asistir a la escuela y las mujeres tenían que cubrirse la cara y estar acompañadas por un pariente masculino si querían aventurarse fuera de sus hogares.

Van Buren dijo que había una “sensación de miedo e incertidumbre entre muchos afganos” y las oficinas del ACNUR en todo el mundo estaban recibiendo miles de correos electrónicos y llamadas en busca de ayuda.

.



Source link