La condena global sigue cuando Myanmar ve el día más sangriento desde


Los ministros de defensa de 12 países, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y Australia, condenaron el domingo el uso de fuerza letal por parte del ejército de Myanmar contra civiles.

Los jefes de defensa de una docena de países condenaron conjuntamente el domingo el baño de sangre en Myanmar un día antes, cuando al menos 90 personas, incluidos varios niños, murieron después de que las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes.

La junta recién impuesta realizó una gran demostración de poder para su Día de las Fuerzas Armadas anual el sábado, ya que las muertes desde el golpe del 1 de febrero ascendieron a al menos 423, según un grupo de monitoreo local.

Myanmar ha estado en crisis desde que los generales derrocaron y detuvieron a la líder civil Aung San Suu Kyi, lo que provocó protestas masivas que exigían el retorno a la democracia.

Los ministros de defensa de 12 países, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y Australia, condenaron el domingo el uso de fuerza letal por parte del ejército de Myanmar contra civiles.

“Un ejército profesional sigue los estándares internacionales de conducta y es responsable de proteger, no de dañar, a las personas a las que sirve”, dijo la rara declaración conjunta.

“Instamos a las Fuerzas Armadas de Myanmar a que cesen la violencia y trabajen para restaurar el respeto y la credibilidad con el pueblo de Myanmar que ha perdido con sus acciones”.

Se esperaba que los dolientes asistieran a las procesiones fúnebres en todo el país el domingo, después del día más sangriento desde el golpe de estado.

En la capital, Naypyidaw, el sábado hubo un gran desfile de tropas y vehículos militares, y el líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, advirtió en un discurso que los actos de “terrorismo” eran inaceptables.

La violencia estalló en todo el país y los militares utilizaron rondas reales en más de 40 municipios en nueve regiones, incluida la ciudad más grande de Yangon, dijo el grupo de monitoreo local Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP).

Al atardecer, fue el día más mortífero desde que la junta tomó el poder, y la AAPP dijo que al menos 90 personas habían muerto.

“Las fuerzas de la Junta dispararon ametralladoras contra las zonas residenciales, lo que provocó la muerte de muchos civiles, incluidos seis niños de entre diez y dieciséis años”, dijo la AAPP.

“El hecho de que el régimen militar ilegítimo tenga como objetivo a los niños es un grave acto de inhumanidad”.

Un reportero en el municipio de Kyeikhto, estado de Mon, recibió un disparo de bala real y sufrió una herida en la pierna, dijo la AAPP.

‘Nocivo para la tranquilidad del estado’

Min Aung Hlaing defendió una vez más el golpe y se comprometió a ceder el poder después de nuevas elecciones durante su discurso en el desfile del sábado.

Pero también lanzó una amenaza al movimiento antigolpista, advirtiendo que los actos de “terrorismo que pueden ser perjudiciales para la tranquilidad y la seguridad del Estado” eran inaceptables.

“La democracia que deseamos sería indisciplinada si no respetan y violan la ley”, dijo.

El Día de las Fuerzas Armadas conmemora el inicio de la resistencia local a la ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, y generalmente presenta un desfile militar al que asisten oficiales militares y diplomáticos extranjeros.

La junta anunció que ocho delegaciones internacionales asistieron al evento del sábado, incluidas las de China y Rusia, con una transmisión de los medios estatales que mostraba al viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, en la audiencia.

Mientras tanto, los rebeldes en el este de Myanmar dijeron que habían sido blanco de ataques aéreos el sábado por la noche, horas después de que el grupo rebelde se apoderara de una base militar.

La medida marcó el primer asalto aéreo de este tipo desde que los militares tomaron el poder, contra la Quinta Brigada de la Unión Nacional Karen (KNU), uno de los grupos armados más grandes del país, que dice que representa al pueblo étnico Karen.

La junta no hizo comentarios de inmediato y no hubo confirmación oficial de víctimas.

.



Source link