Investigadores recién nombrados de Indonesia para perseguir ilegal


Indonesia está intensificando su lucha contra los delitos relacionados con la pesca, yendo más allá de las tripulaciones de los barcos para apuntar a los beneficiarios finales de estas prácticas ilegales.

El Ministerio de Pesca del país anunció la medida a raíz de una decisión de la Corte Constitucional en junio que permite a los funcionarios públicos investigar ciertos actos delictivos.

“Los investigadores funcionarios ahora pueden seguir el rastro de los activos de los delincuentes en el sector pesquero y marino en busca de signos de lavado de dinero”, dijo en un comunicado Adin Nurawaluddin, director general de monitoreo de recursos marinos y pesqueros del ministerio.

Indonesia alberga una de las pesquerías más ricas del mundo. Pero la industria es conocida por sus intrincadas redes de propiedad corporativa y registro de embarcaciones, a menudo distribuidas en varias jurisdicciones, que ayudan a enmascarar la verdadera propiedad, los beneficiarios finales, de la actividad pesquera, tanto legal como ilegal.

Un documento de 2020 del Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible dice que los perpetradores detrás del crimen organizado en la industria pesquera son empresas con actividades operativas complejas en muchos países. Algunos de estos delitos son de naturaleza corporativa, como el lavado de activos delictivos a través de centros financieros extraterritoriales donde no se puede rastrear la propiedad.

Adin dijo que su oficina se asociaría con KPK, la comisión anticorrupción de Indonesia, y PPATK, la agencia contra el lavado de dinero, para brindar transparencia a estas actividades. Dijo que ayudarían con análisis forense digital, testimonios de expertos y análisis de transacciones. El propio ministerio tiene poco más de 450 investigadores funcionarios, 185 de los cuales tienen licencia para investigar el lavado de dinero.

Los observadores marinos han elogiado el compromiso del ministerio de atacar a los beneficiarios reales en los delitos pesqueros, calificándolo de un paso importante para tomar medidas enérgicas contra la práctica. Durante mucho tiempo, las únicas personas que enfrentaron algún tipo de enjuiciamiento por pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) fueron típicamente las tripulaciones de los barcos atrapados en el acto; los dueños de las embarcaciones, donde pudieron ser identificados, evitaron cualquier tipo de castigo.

.



Source link