Crece la ira en Panamá por la impunidad del abuso sexual de menores


Crece la ira en Panamá por la espeluznante trama de abuso sexual y maltrato a menores en albergues supervisados ​​por el Estado destapada por una subcomisión de la Asamblea Nacional, a pesar de la solicitud de máxima sanción del presidente Laurentino Cortizo, que ha sido valorada como tardía e insuficiente por sectores políticos y sociales.

El Estado no está “controlando” la situación y Cortizo se ha quedado corto al no anunciar la destitución de funcionarios de instituciones públicas claramente responsables, ya sea por acción u omisión, dijeron a Efe políticos y activistas de derechos humanos.

El mandatario “alega que es necesario investigar y aplicar mano dura, con sentencias estructuradas, pero ¿cuáles son sus acciones? En lugar de condenar, investigar y exigir que las autoridades, que son su propio gabinete, renuncien, protejan y escuden”. dijo la abogada Irma Hernández, opinión que se repite en redes sociales.

SILENCIO “INJUSTIFICABLE”

Una subcomisión de la Asamblea Nacional presentó la semana pasada un informe que detalla que decenas de menores fueron abusados ​​sexualmente, abusados ​​física y psicológicamente en 14 albergues, instituciones que dirigen organizaciones privadas, como ONGs y fundaciones, pero que están bajo la supervisión del Estado, que en muchos casos también les otorga fondos públicos.

Debido a este escándalo, la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf) está en el ojo del huracán, cuyas funciones incluyen la supervisión de instituciones de protección o refugios.

Cortizo se refirió al tema por primera vez el miércoles, en un mensaje televisado en el que exigió sanción con el “máximo rigor de la ley” a los responsables, y destacó que Senniaf y el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), que entrega los subsidios a los albergues, han denunciado criminalmente las irregularidades.

“Estas palabras llegan tarde, dejó un silencio injustificable sobre este tema durante más de cinco días”, dijo el diputado independiente al Parlamento panameño, Juan Diego Vázquez.

Para el abogado Hernández, el presidente no salió “por su propia voluntad” a hablar del tema sino gracias “a que la ciudadanía ha hecho su trabajo”, con varias protestas frente a la Senniaf Sede para exigir “justicia” para los menores.

SIN MEDIDAS DE PROTECCIÓN: LOS NIÑOS PERMANECEN EN REFUGIOS

Según Walkiria Chandler, uno de los diputados que realizó la investigación durante más de seis meses, los menores aún se encuentran en los albergues donde fueron acosados.

“Todavía están allí y no se les están dando medidas de protección. Un Senniaf Salió declaración en la que dicen que han cerrado ocho albergues pero no especifican dónde están las criaturas ”, dijo el diputado.

El documento reveló que los menores vivían en condiciones “infrahumanas”, sin contar con personal calificado y maltratado, especialmente con discapacidad.

“El informe se presentó (a la Fiscalía) el lunes y no ha pasado absolutamente nada. Cuando se denuncia algún posible delito de violencia o abuso de menores, se dan mínimamente medidas de protección, y después de cuatro días no hay celeridad”, agregó Chandler. .

IMPROVISACIÓN Y QUEJA, ACCIONES INCORRECTAS

Cortizo solicitó que en 15 días se presente un proyecto de ley para aumentar las penas por delitos de abuso sexual, que, a juicio del diputado Vásquez, deja claro que “una vez más, están saliendo a improvisar con una política criminal”, cuando el el meollo del asunto es la prevención y la protección.

Panamá es uno de los pocos países de América Latina que no cuenta con una ley general para la protección de la niñez, que ha sido juzgada dos veces en los últimos 15 años pero nunca avanza en el Parlamento.

“El sistema como está ahora no funciona, hay que reformarlo. Se necesita una ley de protección. UNICEF urge a las autoridades a que resuelvan de una vez por todas esa deuda histórica que tiene el Estado con la niñez”, dijo la experta en UNICEF infantil. política social, Jorge Giannareas.

Cortizo también instruyó a Mides y Senniaf convertirse en demandantes, lo cual, a ojos de Vázquez, es un “sinsentido legal” ya que es “inmoral preguntar a quienes supervisan esos albergues, quienes debieron haber prevenido y controlado que estos hechos no ocurrieran, quienes ahora velan por los derechos de las víctimas “.

El fiscal general, Eduardo Ulloa, sorprendió este jueves al revelar que hay ocho casos abiertos por diversos delitos relacionados con los albergues infantiles, iniciados hace dos años, y aseguró que “se exigirá responsabilidad tanto a los directamente involucrados en la comisión de los delitos como quienquiera que sea “.

.



Source link