¿Cómo le está yendo a la industria de servicios financieros de Gran Bretaña después del Brexit?


Es una industria que, en 2019, contribuyó con casi $ 200 mil millones a la economía del Reino Unido y generó casi un millón de empleos.

El divorcio de Gran Bretaña de la Unión Europea finalizó hace casi un año y medio, pero solo han pasado seis meses desde que se completó la transición del país fuera del bloque.

En diciembre se llevaron a cabo varias discusiones de última hora para determinar cómo las industrias, como la pesca, operarían en un entorno posterior al Brexit. Pero, ¿un gran sector quedó casi completamente fuera de esas conversaciones? Servicios financieros.

Es una industria que, en 2019, contribuyó con casi $ 200 mil millones a la economía del Reino Unido y generó casi un millón de empleos. Además, las exportaciones de servicios financieros totalizaron más de $ 83 mil millones, más de tres veces lo que importó.

Y esa es la razón fundamental por la que el sector quedó al margen de las negociaciones comerciales, según el profesor de la London School of Economics, Iain Begg.

A continuación se muestra una versión editada de su conversación con Victoria Craig de la BBC sobre la edición global de “Marketplace Morning Report”.

Iain Begg: Boris Johnson estaba muy interesado en llegar a un acuerdo comercial en el sentido del comercio antiguo de bienes para evitar aranceles [on financial services]. Las tarifas no se aplican a los servicios financieros, por lo que está fuera de esa negociación. Además, todo el punto de que Gran Bretaña abandone el mercado único y deje el [European] La Unión Aduanera debía regular de la manera que queríamos, y no tener que depender de llegar a un acuerdo con Bruselas. La parte europea dijo: “Bueno, no, si esa es la forma en que quieres jugar, entonces no podemos estar de acuerdo [on] acceso gratuito a sus exportadores de servicios financieros “.

Victoria Craig: ¿Qué tan preocupada cree que debería estar la City de Londres, que debería tener más acuerdos en vigor o que debería estar trabajando en esos acuerdos? Porque realmente no parece haber mucho interés por parte de la UE de aceptar nada en este momento.

Begg: Una interpretación cínica es que, para la UE, obtener parte de la actividad que se realiza actualmente en Londres se considera un premio. Si algo migra a París, Frankfurt, Amsterdam o Dublín, los países de la UE en cuestión se beneficiarán de ello. Por lo tanto, no tienen mucha prisa por lidiar con algo en lo que el Reino Unido es un exportador destacado y exitoso de servicios financieros y, de hecho, otros servicios comerciales. Pero la ciudad tal vez esté mirando hacia afuera al mismo tiempo, diciendo que el futuro es el mercado global, no tanto el mercado de la UE, por lo que podemos tolerar perder un poco de nuestra actividad en la UE, siempre que podamos ganarla del resto. del mundo.

Craig: Hemos visto algunas de esas primeras pruebas de que otras ciudades intentaron cortejar ese asunto de Londres. Se informa que el presidente francés, Emmanuel Macron, va a empezar a cortejar seriamente a las grandes empresas de servicios financieros para que se trasladen a París y la conviertan en la capital financiera. Ha habido muchos rumores de que quizás París o Frankfurt podrían llevarse la corona de Londres. ¿Ves que eso está sucediendo?

Begg: En una palabra, no. París ha estado tratando de robar la corona de la City de Londres durante la mayor parte de 200 años y aún no lo ha logrado. Y en cualquier caso, aunque Macron ha podido ofrecer cenas en el Palacio del Elíseo a supuestos mudanzas de Londres, Frankfurt, Ámsterdam y Dublín, así como Luxemburgo, tendieron a haber tenido más éxito en atraer la cantidad limitada de servicios financieros. actividad que se mueve desde Londres. También vale la pena enfatizar que donde Londres se destaca, además de tener el idioma inglés, en este régimen regulatorio ligero, es en tener una infraestructura de fondo de otros servicios empresariales, que alimentan a los servicios financieros, en particular consultoría jurídica y contable, y ningún otro europeo. el centro o el presidente pueden acercarse a eso.

Craig: Entonces, aunque Londres puede estar un poco atrasado ahora que estamos en esta era posterior al Brexit, no necesariamente ha perdido nada. ¿Lo categorizaría de esa manera?

Begg: Si. Hasta ahora, ha habido un goteo de puestos de trabajo y ciertas actividades, que están muy claramente relacionadas con el euro, ha habido algún movimiento en la gestión de activos. Pero, en general, es relativamente limitado. Y creo que por eso el City se mantiene bastante relajado.

Craig: ¿Crees que llegará un momento en el que el City se preocupe un poco más? ¿Lo sería si no pudiera llegar a acuerdos con otros países, como EE. UU. O países de Asia?

Begg: Hay un elemento de esperar y ver la respuesta a esa pregunta, porque no sabemos muy bien cómo se están moviendo las cosas, no solo en el frente regulatorio, sino también en la tecnología. Los servicios financieros en general son una actividad que evoluciona muy rápidamente. Y vemos esto todo el tiempo con la invención de nuevos productos, nuevas formas de hacer negocios. La palabra “fintech” surgirá como una forma de explicar cómo están cambiando las cosas. Entonces, en este punto, la Ciudad cree que es lo suficientemente ágil como para poder hacer frente a lo que se le arroja y no es tan temible.

.



Source link