6 pequeños pasos que puede tomar hoy para organizarse para siempre


Un organizador profesional ofrece consejos sobre cómo ordenar su hogar sin sentirse abrumado.

La idea de organizarse (y mantenerse) organizado provoca una variedad de reacciones en diferentes personas. Algunos lo consideran una tarea rápida pero necesaria, mientras que otros lo ven como un obstáculo insuperable. Sin embargo, la organización no es solo una forma de poner en orden sus pertenencias físicas. También puede ayudar a generar confianza, agregar satisfacción a su vida y fomentar una mentalidad positiva (algo que muchos de nosotros necesitamos en estos días más que nunca).

Cuando todo en su hogar tiene un lugar, es más fácil resolver los problemas cotidianos, incluso si es tan simple como saber dónde encontrar baterías nuevas para el control remoto. Ser capaz de solucionar estos pequeños inconvenientes también mejora su sentido de control y satisfacción porque sabe exactamente dónde buscar. Para ayudarlo a lograr el impulso de salud mental que viene con un hogar organizado, Carrie Peeples, propietaria de la empresa de organización de hogares con sede en Atlanta Neatsmart, comparte algunos de sus secretos mejor guardados para mantenerse organizado que puede tomar todos los días para recuperar el control tu espacio.

1. Elimine el miedo y la culpa

“Está bien no ser organizado. Es una habilidad con la que no todos nacen, pero es una habilidad que puedes aprender”, dice Peeples. Ver el desorden hace que algunas personas se sientan abrumadas y paralizadas por el miedo de no saber por dónde empezar, explica. A veces es más fácil elegir un camino de inacción porque no conoce el siguiente paso. Tomarse las cosas con calma y ser amable con usted mismo durante el proceso puede eliminar parte del miedo de organizarse. “No se sienta ansioso por eso”, dice Peeples. “Date un poco de gracia”.

El ordenamiento también puede provocar sentimientos de vergüenza y culpa, que generalmente se manifiestan porque asignamos vínculos emocionales a nuestras posesiones. Cuando consideres deshacerte de algo, tus pensamientos podrían volverse hacia el familiar o amigo que te lo dio, lo que puede hacerte sentir culpable incluso si el objeto está desactualizado o roto. La culpa también puede surgir si tiene ropa que compró para una ocasión especial, como una luna de miel, que nunca volverá a usar porque no es su estilo o ya no le queda bien. ¿El consejo de Peeples? “Tira los artículos que ya no te convienen”. O, si cree que el artículo podría tener una vida potencial con otra persona, considere donar o consignar la ropa.

2. Establecer un horario

Aunque muchos de nuestros horarios han cambiado recientemente, todavía necesitamos estructura en nuestros días. Los seres humanos anhelan naturalmente una sensación de logro, ya sea que se logre completando un crucigrama, aprendiendo una nueva habilidad o ordenando la casa. Cumplir con un horario de organización puede aumentar la sensación de productividad al marcar elementos de su lista de tareas pendientes. Recuerde que su plan no tiene que ser estricto o detallado para ser efectivo; simplemente se puede utilizar para crear una mejor sensación de control sobre su día.

3. Realice proyectos diarios de 15 minutos

Para conquistar un hogar desorganizado en ráfagas diarias rápidas, elija una tarea corta para hacer cada día. Terminar una tarea le dará una sensación de logro que puede ayudarlo a motivarlo a emprender otro pequeño proyecto mañana. Estas pequeñas tareas pueden ser tan simples como clasificar el correo, organizar el cajón de los calcetines, limpiar el botiquín o conquistar ese fregadero sucio.

4. Divida los proyectos más grandes en secciones

Empiece poco a poco para evitar abrumarse con tareas importantes. Por ejemplo, si desea organizar su cocina, comience por limpiar su despensa. Concéntrese primero en tirar los artículos caducados o en donar artículos que no se puedan almacenar en el estante que no usará, luego trabaje en organizar los artículos similares al día siguiente (por ejemplo, guarde los alimentos para el desayuno, los condimentos y los granos en estantes separados).

Si quieres abordar tu armario, Peeples te recomienda empezar por evaluar cómo es tu estilo de vida hoy y si tu armario lo refleja. Reconozca que los estilos, nuestros cuerpos e incluso nuestros entornos de trabajo pueden cambiar con el tiempo. Aférrese solo a las cosas que ama y las que son significativas para usted. Trate de no quedarse atascado en pensamientos aspiracionales sobre la ropa que usará algún día. “En lugar de eso, celebre quién es hoy dejando de lado los juicios”, dice. Recuerda que está bien dejar ir esas piezas para que alguien más pueda disfrutarlas.

5. Involucrar a los niños

Ya sea que tenga hijos, nietos o sobrinas y sobrinos en la casa, nunca es demasiado temprano para enseñar a los niños a organizarse. “Guardar debería ser parte del juego”, dice Peeples. Alentar a los niños a participar puede ayudarlo a dejar de lado el perfeccionismo, apreciar sus esfuerzos y valorar las aportaciones de los jóvenes. Cuanto más pueda involucrar a los niños y hacer que piensen de manera creativa, más estarán dispuestos a participar.

6. Done o venda artículos no deseados

Ahora que ha limpiado sus gabinetes y armarios, el paso final para mantenerse organizado es separarse de sus cosas viejas. Para deshacerse de los elementos no deseados, comience con su círculo íntimo. Pregunte a sus amigos o familiares si quieren algo, prestando especial atención a las reliquias familiares. Otra opción es encontrar una organización benéfica a la que desee apoyar. Donar a una causa que es significativa para usted hará que sea más fácil separarse de algo, ya que sabe que está ayudando a alguien que lo necesita. Si quieres venderlo, prueba Facebook Marketplace, Craigslist o considere tiendas de consignación en línea como Poshmark y ThredUp o TheRealReal para artículos de lujo.

Cuando empiece a organizarse, recuerde que la clave es crear una casa funcional que se adapte a su estilo de vida. Debe ser un reflejo de quién eres y qué amas. Una buena manera de mantenerlo es organizando estacionalmente para que pueda evaluar lo que usa normalmente y lo que funciona o no en su hogar. Solo recuerda comenzar con algo pequeño, señala Peeples. “Nadie corre un maratón el primer día de entrenamiento”.

.



Source link