4 consejos fundamentales para elegir el mejor tratamiento para las ventanas de la cocina


Los tratamientos de ventana brindan un acento elegante que agrega privacidad y control de la luz. Aplique estas ideas de tratamiento de ventanas de cocina para encontrar la mejor opción para su espacio.

En una habitación tan funcional como una cocina, los tratamientos de ventanas proporcionan uno de los pocos elementos de suavidad y decoración en medio de electrodomésticos utilitarios y superficies duras. Las cortinas y las cortinas pueden brindar un toque de color, patrón o textura que de otra manera carece de la habitación, al tiempo que aumentan la privacidad y controlan la luz natural. Debido a que utiliza este espacio trabajador todos los días, es importante emplear ideas para el tratamiento de las ventanas de la cocina que se adapten a su estilo y necesidades para el uso diario. Aquí hay cuatro cosas a considerar al elegir los tratamientos de las ventanas de la cocina para darle a su espacio de cocina un aspecto pulido y personalizado.

1. Utilizar como decoración

Los tratamientos de ventana sirven como bonitos acentos en la cocina. En áreas fuera del núcleo de trabajo, como los rincones del desayuno, considere colgar paneles de cortina hasta el piso, que ofrecen grandes dosis de color y patrón cuando flanquean una gran ventana salediza o un conjunto de puertas corredizas. En una escala más pequeña, un botín de colores sobre una sola ventana también puede hacer una declaración brillante. Las cortinas romanas y enrollables revelan la textura y el patrón cuando se bajan, y las cenefas y cornisas fijas ayudan a resaltar las ventanas sobre las que desea llamar la atención. Para obtener el efecto más decorativo, elija telas que tengan colores y diseños llamativos, y diviértase con adornos, borlas, flecos o bandas llamativas para darle a los tratamientos de las ventanas de su cocina un aspecto acabado.

2. Agregar privacidad

Es posible que los tratamientos de las ventanas de la cocina no parezcan necesarios hasta que se dé cuenta de que los vecinos pueden ver directamente en su rincón del desayuno. Para problemas temporales de privacidad, como cuando está leyendo el periódico dominical con su bata esponjosa favorita, considere las cortinas, persianas o contraventanas de cierre rápido, que se cierran con la inclinación de una varita. Para necesidades de privacidad constantes, busque materiales de protección que le permitan ver hacia afuera y permitir que pase algo de luz del día mientras bloquean las vistas. Pruebe cortinas celulares y cortinas enrollables hechas de materiales translúcidos o tejidos, o cuelgue paneles de cortina de tela transparente. Asegúrese de realizar una verificación rápida antes de elegir los tratamientos de las ventanas de la cocina: encienda las luces de la cocina por la noche, luego diríjase afuera para ver qué se ve a través de las ventanas con las persianas o cortinas corridas.

3. Luz de control

La luz solar, particularmente los rayos UVA y UVB, puede ser dañina tanto para nuestro cuerpo como para nuestro hogar. La luz directa del sol puede elevar la temperatura interior, desteñir los pisos de madera, opacar los acabados de los gabinetes, secar el cuero y lavar las telas. Para proteger su cocina de demasiado sol, busque cortinas para ventanas que anuncien sus capacidades protectoras. Muchos tratamientos transparentes, como las cortinas solares y celulares, revelarán la cantidad de rayos UVA y UVB que filtran mientras dejan entrar algo de luz.

Para un control total de la luz, elija un tratamiento de ventana opaco, como cortinas opacas o cortinas forradas con una capa que prohíba la luz. Cuando están cerradas, las lamas de las contraventanas y las persianas (a menudo hechas de madera, vinilo o metal) también pueden bloquear el sol. Para mayor protección, considere agregar cualidades de filtrado de la luz solar a las propias ventanas. Instale ventanas nuevas con un revestimiento de baja emisividad o cubra los cristales de las ventanas viejas con un adhesivo o una película antiestática.

4. Considere la posibilidad de limpieza

Mantener limpias las cortinas de las ventanas de la cocina es imprescindible. Todo lo que esté cerca de una estufa o fregadero absorberá las salpicaduras y los olores de los alimentos, los aceites de cocina, el lavavajillas y más. El material marca la diferencia en lo fácil que es mantener los tratamientos de las ventanas de su cocina. Por ejemplo, puede simplemente lavar y colgar la mayoría de las cenefas y cortinas de tela, y las persianas de vinilo, las cortinas solares y las contraventanas se pueden limpiar con agua jabonosa. Pero se vuelve más tedioso cuando se trata de lavar persianas de madera auténtica, que deben limpiarse con un limpiador de madera. Los tratamientos de tela elaborados, como las cortinas romanas o cualquier panel con forro y moldura, generalmente deben limpiarse en seco. Las cortinas celulares solo deben aspirarse para mantenerlas libres de polvo, por lo tanto, instálelas en áreas alejadas de posibles salpicaduras o derrames, como en un rincón de desayuno.

.



Source link